Por lo tanto, necesitamos una alta comisión para impulsar tecnologías estratégicas profundas | Ciencia

Se cumplió un mes del final de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea, una presidencia marcada por el legado de la pandemia provocada por la covid-19 y la guerra en Ucrania, que puede aliviar las importantes dependencias estratégicas de Europa. . en general y en España en particular, en las cadenas de líderes de áreas fundamentales como la salud, la alimentación o la energía.

Además de contribuir al bienestar de nuestras sociedades, estos eventos revelan la gran velocidad porque producen las innovaciones y el extraordinario impacto que es nuestra forma de vida.

De esta manera, durante estos meses de presidencia española, Europa pudo centrarse en una autonomía estratégica abierta, y señaló al periódico clave que tenía las tecnologías profundas o tecnología profunda en nuestra capacidad de respuesta ante futuros proyectos.

La Comisión Europea también ha señalado algunas de estas tecnologías críticas para Europa: la biotecnología, los semiconductores, la inteligencia artificial y la tecnología médica que han sido identificadas como áreas trascendentales para el futuro de la Unión y su autonomía estratégica, no sólo por los riesgos de dependencia y mejoras. lo que puede suponer que Europa está presente, pero también por su potencial disruptivo.

Además, la Comisión Europea anunció el lanzamiento de un fondo soberano llamado PASOque está orientado al desarrollo de capacidades industriales vinculadas a estas tecnologías.

Sin embargo, el impulso de tecnología profunda no, es fácil. Exige milagros y experiencias muy especiales por tu naturaleza e impacto, tal como lo conoces. Deep Tech y la gran ola de innovación, es muy diferente a otros desarrollos tecnológicos. Sus innovaciones con base científica, por parte de las empresas que las desarrollan tecnología profunda Suelen está en el centro de un profundo ecosistema de I+D que involucra universidades y laboratorios de investigación, así como subvenciones gubernamentales que brindan apoyo. También es fundamental para abordar problemas globales, ya que se ha demostrado que el 97% de las empresas de tecnología profunda contribuyen a al menos uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Finalmente, estas tecnologías se caracterizan por la dificultad y el costo de su innovación, ya que pueden tardar años en ingresar al mercado, y necesitan altas posibilidades de reversión, lo que implica alta incertidumbre y alto riesgo.

En este contexto es inevitable que el papel exija y pueda jugar en España. Ahora es el momento de reflexionar y desarrollar una estrategia que nos permita posicionarnos. En primer lugar, porque en los últimos años se ha producido un fenómeno sin precedentes de inversión en I+D, que nos ha permitido alcanzar el 1,44% del PIB, cifra que, aunque sea de palanca de los medios europeos, supuso un salto notable. En segundo lugar, porque esta reversión va acompañada de la reciente aprobación de la ley de puesta en marcha, clave para impulsar la innovación. Y, en tercer lugar, porque nuestro país tiene la oportunidad de demostrar su potencial científico con profundas tecnologías fabricadas en España.

Este programa de trabajo requiere un milagro transversal, coherente y colaborativo entre diferentes agentes y niveles de gobierno. Sólo la puesta en marcha de agendas interministeriales a través de una Alta Comisión puede garantizar la gobernanza de un tema así como el profundo impulso tecnológico estratégico que tiene un impacto incierto en nuestra salud, nuestra alimentación, la viabilidad de nuestro planeta, nuestra industria, nuestra defensa. o nuestro modelo económico. Cada vez estas políticas corresponden a un departamento ministerial y muchos de estos están presentes con fondos propios, agentes o instrumentos específicos vinculados a estas tecnologías profundas, en muchos casos vinculados a fondos Next Gen, pero necesitamos ‘una maravilla holística para la que ningún ministerio es capaz de ofrecer por sí mismo. No se trata de duplicación de esfuerzos, sino de integración y conexión en el primer nivel de la agenda gubernamental: cualquier líder con visión de futuro puede mantener el margen de estas revoluciones que modifican la geopolítica a nivel mundial.

Ion aroceno Es director general de AseBio.

Jorge Barrero es el director general de COTEC

Alfonso Gabarrón es gerente de AESEMI

Sergio Sáez el director de la SECPHO

Puedes seguir un EL PAÍS Tecnología fr. FacebookX o haga clic aquí para recibir el nuestro boletín semanal.