La promesa y los riesgos de la IA son controvertidos y preocupantes en Davos | Tecnología

La oscura evolución de la inteligencia artificial generativa es una fuerza transformadora del tiempo y riesgos imposibles de superar, pero tienen posibilidades de transformarse en uno de los saltos más revolucionarios de la humanidad. Hay guerras terribles que exigen atención, líderes políticos, empresarios y opiniones fueron presentadas en el Foro de Davos con gran atención al tema, en su dimensión económica (con el aumento de la productividad y el impacto en el mercado laboral), los reguladores (en cuanto a la importancia de la protección o la innovación), geopolítica (como uno de los elementos decisivos en la definición del equilibrio de poder) y científica (con la apertura de fronteras antes inconcebible). Un terreno lleno de incertidumbres y dilemas, en el que la única certeza es un nivel de importancia trascendental, que ha quedado claro en discursos, paneles, pasillos y reuniones privadas.

La incertidumbre sobre el camino hacia esta revolución tecnológica es grande, y el propio Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI, la empresa que creó ChatGPT, lo escuchó durante una sesión pública. “Esta tecnología es muy poderosa y no podemos decir con certeza qué sucederá. No con todas las grandes revoluciones tecnológicas, pero sí con esta en términos concretos, es fácil imaginar los muchos efectos que tenderán en el mundo y que podrían resultar en mucho daño. «Estamos avanzando en una dirección tecnológica que seguramente será segura, pero estamos atentos a nuestras preocupaciones», afirmó Altman, un referente del sector, añadiendo que «los seres serán sometidos a mediciones para que podamos concentrarnos en AGI, artificiales». Inteligencia general, capaz de no realizar funciones específicas como patrones del lenguaje por sí sola, si podemos aprender cualquier nivel intelectual.

Ante este escenario, el debate regulatorio es uno de los más delicados. En el mismo panel de Altman, Jeremy Hunt, Ministro de Vivienda británico, se mostró favorable a una regulación de «tono suave», posicionándose así en el polo de todos aquellos que consideran que pueden evitar » verse obstaculizados por normas que apuntan a la innovación en un sector con un enorme potencial para mejorar la productividad y proporcionar posibilidades de toma de decisiones también en la escala de la competencia geopolítica.

La IA es sin duda un elemento central a la hora de definir las fuerzas del futuro. Durante los trabajos de Davos, la preocupación europea se vio reforzada por esta revolución. La UE es una norma pionera, pero no está a la vanguardia cuando se trata de empresas pioneras en el sector.

El equilibrio de poder que define la IA reside en el medio de los beneficios económicos de las empresas, pero también en la capacidad de asegurar el cambio menos disruptivo posible en el mercado laboral. Información del FMI publicada al inicio del foro indica que el 60% de los empleados de las economías avanzadas pueden verse afectados por la irrupción de la IA, siendo la mayoría de estos afectados de forma negativa.

Muchos puestos de trabajo están desapareciendo. Otros aparecen, pero no necesariamente al mismo tiempo, y tampoco necesariamente para otros personajes y en los mismos lugares. Mitigar los efectos perniciosos de la revolución será un medio para la cohesión y estabilidad de las sociedades futuras.

La promesa de avances científicos que contribuirán a la revolución de la IA también es enorme. Ya lo tiene claro en Davos Alber Bourla, director general de Pfizer. “Esta revolución está transformando el sector orgánico”, explicó. “Tenemos IA de manera muy intensa. Con logotipos, los resultados son mejores y más rápidos. Anteriormente, el proceso de descubrimiento de fármacos normalmente duraba cuatro años. Sintetizamos millones de moléculas. Ahora, con la IA, hemos pasado al diseño de fármacos. Tenemos un total de 600 moléculas, elegantes, con un tremendo poder computacional, y que tienen la mayor probabilidad de funcionar. El proceso de años ocurrió en cuestión de meses. Es algo que salva vidas”, afirmó.

Por el lado de las preocupaciones, sin leer las visiones apocalípticas de los sistemas informáticos de inteligencia social que están al mando, hay muchas más cosas que son misteriosas y reales. Uno de ellos es el potencial que permite esta tecnología para incrementar las actividades de desinformación, por ejemplo en procesos electorales.

La desinformación y la amenaza que ha sembrado en las democracias lo han convertido en uno de los dos alcaldes en conflicto con el mundo, según información publicada por el Foro Económico Mundial antes de la reunión de Davos. La IA generativa puede hacer dos cosas: una cuantitativa, permitir la creación masiva de contenidos sin necesidad de darle un ser humano; otra cualidad, con defectos de calidad tan extraordinarios que la capacidad de persuasión es total. En los debates del foro se hizo evidente la preocupación, por ejemplo, por la variante en vídeo de este debate.

Los testimonios son del calibre suficiente para que, según información periodística Tiempos financieros ha pasado una semanaExpertos consagrados -entre Open AI- y China han organizado dos reuniones secretas para abordar cuestiones de desinformación y mejora de la cohesión social.

La noticia arroja una luz extraordinariamente preocupante si consideramos que Estados Unidos y China tienen una competencia sin precedentes en tecnología, y quizás particularmente en inteligencia artificial, lo que es una fuente de serias fricciones entre los países. Washington ha decidido restringir las exportaciones de microchips avanzados, necesarios para avanzar en este envío y para esta producción China no tiene capacidad autónoma. Washington también dijo que justificaba impedir que Beijing utilizara tecnología occidental para impulsar programas militares y garantizar la seguridad para los propósitos de muchas personas.

En Davos, el Primer Ministro chino, Li Qiang, dispersó a Estados Unidos contra estas manos, asegurando el establecimiento de una conexión entre ellas y la intención general de la UEE de mantener una posición de privilegio y complicar el acceso de los países emergentes a mercados clave. tecnologías. El asesor de seguridad nacional de la UE, Jake Sullivan, respondió que no se trataba de un bloqueo general, sino sólo de una solución única.

Que en promedio la tensión entre las dos potencias tenga un contacto como el que describe la PIE es muy elocuente.

Otra pregunta que surgió en Davos es la respuesta al impresionante nivel de consumo de energía que requieren los nuevos sistemas informáticos. Una estimación publicada el año pasado calculaba que los servicios de IA podrían consumir tanta energía anualmente en 2027 como lo hacen países como Argentina u Países Bajos en un año. Esto satisface la demanda y, en países que no tienen buenos niveles de producción de energía verde, está generando más emisiones de CO2.

La revolución de la IA tocará todos los aspectos de la vida, incluido probablemente, como muestra la publicación. en una reciente entrevista con este diario por el historiador Niall FergusonNuestra capacidad cognitiva, que puede verse afectada por un futuro, busca constantemente soluciones para una máquina frente a su propio pensamiento.

Puedes seguir un EL PAÍS Tecnología fr. FacebookX o haga clic aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_