Family Link: Aplicaciones para controlar el móvil de menores, ¿si la vigilancia es la adecuada? | Tecnología

“La diferencia de este solicitud “Es que uso IA (inteligencia artificial) para monitorear las imágenes que consume (el adolescente), los textos que leo y los que escribe”, dijo la psicóloga Alicia González, una hombre de influencia con medio millón de seguidores, en un vídeo pagado por Bosco, a solicitud de control parental que acaba de llegar a España. «Pero no tienes acceso a todas tus comunicaciones y a todo tu historial de Internet, solo vas a recibir una alarma si recibes mensajes ofensivos y ves imágenes de contenido inapropiado», agregó González.

Bosco promete información todas las noches con un “resumen” de la actividad, pero sin que los padres “vean el contenido”. Lo que vea la solicitud y tengo estos datos con otra pregunta. EL PAÍS pidió a González que valorara estos detalles en su colaboración con Bosco, pero no obtuvo respuesta antes de la publicación de este artículo. Una tarifa estándar por un vídeo promocional como el que hizo, con cotización de seguidores, puede ascender hasta los 5.000 euros, pero puede variar.

Las aplicaciones de control parental permiten monitorear la distancia que se produce en el móvil de un adolescente. Los hay de todo tipo, más o menos intrusivos, tanto para la confidencialidad de la vida de los menores como para sus datos. Millones de padres en todo el mundo utilizan algunas de estas aplicaciones. Los expertos creen que su empresa de servicios públicos ha decidido cumplir durante al menos algunos años y no existe una solución única para todos. Pero ahora, con las autoridades actuando en todos los frentes contra los móviles, cada vez hay más recursos. “Estamos felices de ofrecer más de estos artículos. aplicaciones Soy responsable de lo que más demanda el mercado, motivado porque uso el móvil cada día y en el mundo más diverso”, explica Jorge Flores, fundador de la organización Pantallas Amigas, que promueve la tecnología beneficiosa.

La diversidad de la oferta de estas aplicaciones es enorme. “Con certeza, hay una montaña de aplicaciones Control parental desarrollado para ayudar a mantener a los niños seguros en línea. Esta preocupación es cómo diseñar y vender”, afirmó Karla Badillo-Urquiola, Catedral de la Universidad de Notre Dame (Indiana, EE UU).

El programa más popular es Family Link, de Google, que permite, por ejemplo, establecer horarios de uso autorizados y exige que los padres autoricen la descarga de aplicaciones. “Hay detalles de que no hay invasión”, admite Flores. “Llegó el momento de mostrar información sobre el jovencito: “Hoy 3 horas en Instagram, abajo del pistón”. Tenemos que gestionar nuestros horarios, a priorizar. Un sistema automático que reduce el tiempo, incluso si eres tus padres, ayuda a reducir las reuniones diarias de negociación, que desintegran y limitan la relación de comunicación”, agregó.

Espiar al menor

Pero la variedad de opciones de control permite encontrar también herramientas cuyo objetivo es espiar (sin consentimiento) a menores. En respuesta, los adolescentes deben adoptar métodos y alternativas para garantizar la vigilancia: crear datos paralelos, utilizar navegadores no controlados o comunicarse mediante código. Es admirable el conocimiento digital de algunos jóvenes para garantizar la vigilancia. Un padre describe esta modalidad como su hijo vigilado por Family Link, en una búsqueda en el sitio de la aplicación: «Podía entender que con el solicitud Duolingo (para aprender idiomas) mi hijo puede abrir un navegador Chrome, sin ningún tipo de control, entrando como usuario de Facebook”, explica.

“Estos métodos no contribuyen al sano desarrollo de la resiliencia y las capacidades de los niños y las familias”

Jun Zhao, Universidad de Oxford

Hoy, el principal objetivo es limitar el uso del móvil entre los adolescentes. Pero los expertos coinciden en que el centro de control no es una buena solución para la mayoría: “La tendencia en el mercado es central con soluciones basadas en control y monitorización, que han demostrado que no sirven para nada, ni para garantizar la seguridad online. menos y no ayuda a conocer los riesgos”, dijo Jun Zhao, investigador principal de la Universidad de Oxford. “Estos métodos tampoco contribuyen al desarrollo saludable de la resiliencia y las capacidades de los niños y las familias”, añade.

Esta tendencia al control no significa que las herramientas sean inútiles o deban desaparecer. La combinación con otros métodos, especialmente en compañía de adolescentes, puede dar buenos resultados: “Los padres deben hablar sinceramente con sus hijos”, según Tiffany Ge Wang, de la Universidad de Oxford. “Escuchar y entender puede de marcar la diferencia. Hemos visto casos en los que se utilizan herramientas tecnológicas, junto con una comunicación familiar regular, que funcionan mejor que simplemente limitar el tiempo de visualización y las actividades permitidas”, añadió.

La familia ya ha reclamado registrar en el control parental un algoritmo que provoca que los padres no puedan seguir: el uso razonable del móvil. “Los menos perciben que el control que prefieren sus padres es restrictivo, de órdenes y que es un estilo propio de quienes no dan ejemplo”, afirma Beatriz Feijóo, profesora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIT). “Lo primero que hay que pensar en el uso del móvil y los rojos para los adultos y vaya ejemplo para los menores. La mediación más oportuna es la activa, la que se produce es la más completa. La instalación de aplicaciones Es cortoplacista, la mediación activa tiene una perspectiva de gran espacio, porque fomenta el trabajo a nivel crítico y ético y requiere mucha interconexión con los menores”.

No hay milagros, tan marrón.

Desgraciadamente, los problemas pueden multiplicarse, no sólo en el ámbito familiar. Sus temas son delicados y tienen implicaciones emocionales complejas: “Espiar sin consentimiento no es el camino”, explica Flores. “No generes confianza. Me encontré con el caso de una madre que estaba esperando a su hija y que había descubierto una situación crítica para una amiga de su hija. Se encuentra ante un gran castaño y la madre se encuentra ante el dilema de llamar y asumir la carga de conciencia o intervenir y retrasar. Te digo que el problema fue suyo. No es tecnología, es un dilema diferente”.

El uso de aplicaciones, combinado con la comunicación familiar regular, funciona mejor que simplemente poner límites al tiempo frente a la pantalla

Tiffany Ge Wang, Universidad de Oxford

Hay padres que creen que son aplicaciones con inteligencia artificial se pueden hacer milagros: «¿Esta aplicación (BoscoApp) sabe describir cuándo los adolescentes están en contacto con ellos para participar?», preguntó una madre en Instagram hombre de influencia Alicia González. “Mmmmm, supongo que algo descifra”, responde González con optimismo.

La inteligencia artificial tiene aún más que hacer, pero en el contexto de las aplicaciones de control parental puede plantear un problema: «La IA es una solución potencial para detectar riesgos en Internet», afirma Badillo-Urquiola. » Muchas cosas aplicaciones Utilice IA para detectar lenguaje o imágenes inapropiadas, pero la inexactitud y los riesgos de este algoritmo pueden ser peligrosos. La preocupación es que la IA necesita múltiples datos para despegar, ya que la precisión depende de la recopilación de datos íntimos de los adolescentes. Entonces la preocupación es quién tiene acceso a estos datos y quién viaja con ellos”.

La invasión de la privacidad

La invasión de la privacidad puede provocar que los jóvenes se conviertan en víctimas de datos copiados por las plataformas. “Es importante tener en cuenta que la gran mayoría de aplicaciones busca generar beneficios recopilando datos de losuarios para mostrarles anuncios personalizados”, afirma Álvaro Feal, investigador de la Universidad Northeastern (Boston, EE UU) y coautor de un estudio sobre la confidencialidad de 46 aplicaciones control parental con más de 20 millones de descargas. “Por lo tanto, el uso de estas aplicaciones, que por definición requiere el acceso a una gran cantidad de datos personales, con riesgos. En nuestro estudio tenemos la mayoría (72%) de aplicaciones Análisis de datos comparativos con empresas de terceros. Incluye un número menor de aplicaciones (11%) para enviar datos sin cifrarlos. En determinados casos, estos datos son sensibles, como la ubicación del menor”, ​​explica.

Ante la curiosa contradicción de que los padres que quieren proteger a sus hijos en Internet son vulnerables al paso de algunas de estas personas. aplicaciones se trata de un canal único para obtener información sobre menores y futuros consumidores: “Cuando los niños están conectados, se conectan a sus móviles, tablets o asistentes de voz, sus datos son registrados, analizados y procesados ​​constantemente por un mes de empresas. Esto permite a estas empresas solicitarle promociones o anuncios de juegos personalizados. La gente no sabe cómo gestionar los datos entre plataformas, lo que permite a estas empresas digitales tener una imagen mucho más completa de nuestros hijos de lo que podemos imaginar. «Se debe abusar de este conocimiento para prolongar el tiempo que los niños pasan desconectados y exponerlos a contenidos menos apropiados», afirmó el profesor Jun Zhao.

Los menos son los más conscientes del uso de sus datos por parte de algunas de estas empresas, según investigadores de la Universidad de Oxford: “Nuestra encuesta mostró que los niños en el Reino Unido, desde los 10 años, están en proceso de emprenderlos. Control de sus datos, y debe hacer algo así como activismo de datos, exigiendo más transparencia y acceso. Este requisito de autonomía sobre sus datos es más fuerte para los alcaldes con quienes trabajan”, dijo la investigadora Tiffany Ge Wang.

Puedes seguir un EL PAÍS Tecnología fr. FacebookX o haga clic aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_