El rompecabezas genético de la humanidad está completo en Internet: son sus riesgos los que completaremos | Salvación y bienestar

Cuando era pequeño, Adriano Berjillos aprendió a contar historias conocidas. Sabe que existe un antepasado, de esos grados de parientes que se encuentran entre los «tártaros», originarios de Alemania. A partir de ahí destrocé mi piel blanca y piel rubí la encontré. 30 años después, respondí a un correo electrónico de 23yyo. Los Berjillo pagaron uno por 100 euros, lo vertieron en un tubo de ensayo y una semana después pudieron ver su propio ADN. “Bienvenido a ti mismo”, decía el correo electrónico. Las leyendas familiares cobran una posición tangible cuando descubren que, efectivamente, tienen un 4,5% de sangre franco-alemana. Hay muchas posibilidades para mantener la piel blanca y el pelo rubio o castaño. Que no tenía pecas. Esto, seguramente, hará que el dedo gordo del pie sea más ancho que el resto. “Y acertó en todo”, comentó sorprendido.

También se ha dicho que había menos del 1% de ascendencia ascendente, la comunidad legal que era legal en Europa central en el siglo IX. Esta comunidad, asociada a China, es el principal objetivo de un grupo de los piratas Ese septiembre accedió a las bases de datos de 23andMe para descubrir perfiles genéticos. Pusieron el de Berjillos, y los otros cuatro millones de usuarios, a la venta en un foro de la Red profunda. Suponemos que algunas compañías de seguros de salud podrían estar interesadas. Algunos tabloides pueden incluir, junto con nombres y direcciones, los perfiles genéticos de personajes famosos. Otra información sugiere que el verdadero propósito será cantado a la empresa con mala reputación.

A Berjillos todo es el da bastante igual. En Europa hay salud pública y total, compartiste tus datos con Forocoches. No creo que el hombre con la gran porción del pastel tenga ninguna información que sea particularmente interesante o que valga la pena ver. A la hora de comunicarte con EL PAÍS no tendrás que preocuparte de que te roben los datos de tu correo electrónico. “Oye, que sí”, se agregará en un audio posterior. “Aceptó y me envió una carta de manera eficiente”.

Los datos alimentan la economía digital y en los últimos años millones de personas han enviado su ADN a Internet, lo que podría plantear un problema. Quizás non para alguien como Berjillos, pero usuarios con malformaciones genéticas, perfiles públicos o conocidos de minorías étnicas en contexto racista (como los uigures en China o los rohinyás en Birmania) pueden tener más novedades.

La mayoría de los clientes de esta tecnología (hasta el 80% en el caso de 23andMe) están de acuerdo en que su genoma se utilice para investigaciones médicas. Y es cierto, los estudios interesantes también generan beneficios. En 2018, 23yMe encontré un punto con una de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo, GlaxoSmithKline, por más de 300 millones de dólares para el «desarrollo de nuevos fármacos». Antes de este trabajo, tuve más de una década de experiencias similares. Estos datos son anonimizados, pero un estudio de revisión Naturaleza, de 2021, alertaba sobre riesgos residuales de identificación individual.

“La mayoría de las grandes empresas del sector obtienen ventajas vendiendo los datos genéticos de sus clientes”, afirma en la web de la compañía española. 24Genética. “Nosotros, no”. Su presidente, Nacho Esteban, explicó que las leyes europeas están mucho más garantizadas que las de Estados Unidos. “Aquello es el lejano este de los datos”, resume. Pero también está claro que se trata de una venta anónima y que el uso de estos datos con fines científicos puede resultar positivo. “Nosotros, por ejemplo, hicimos una investigación sobre la genética y lo que afecta al covid. Tenemos una manera de hacerlo gratis y publicarlo. Naturaleza«.

Los datos se mantienen online para poder actualizar los avances científicos que se encuentran en este notable campo de la forma. Y para conectarse con amigos de manera que tengan un perfil. Lo que se hizo como un Facebook de genes, pero poco a poco, es un rompecabezas del ADN de la humanidad. Hay tantas piezas que también se pueden rastrear hasta lo que estás haciendo.

Se trata de crear un registro de perfiles genéticos del 2% de la población adulta de un país para localizar a los padres de cada ciudadano a partir de un rastro de ADN anónimo. Conéctate a un estudio Perspectivas de JAMA, en 2021, ha realizado más de 26 millones de pruebas. Tres años después, sólo las dos mayores empresas, 23andMe y Ancestory, han superado esta cifra, que asciende a 33 millones de euros. Las cifras están creciendo exponencialmente. “No sabemos si la población española tiene un perfil, pero en Estados Unidos la probabilidad de localizar a alguien es alta”, afirma Antonio Alonso, genetista y director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Antonio Alonso, director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, fotografiado en su sede de Madrid. San Burgos

Alonso tiene las múltiples implicaciones que le permiten hacer esto. Al intentarlo, en el ámbito de la investigación policial, puede encontrarse con un caso particular de delincuente con rastro de ADN. En 2018, la policía de Sacramento anunció el nombre del Golden State Killer, una de las series de asesinatos de alcaldes y violadores en la historia de Estados Unidos, hace más de 40 años, a través de bancos genéticos. El investigador se sometió a un misterioso análisis genético GEDmatch. Al unirnos a un grupo de personas conocidas, se dirigen hacia el círculo de Joseph James DeAngelo Jr. El caso de este mira al mundo por la fama de su autor, pero es mucho más singular. “Hemos recopilado 700 casos de investigación sobre esta técnica, muchos de estos resultados”, afirmó Alonso. “Sobre todo en EE UU, pero también en Europa”.

Hoy para estos casos se utiliza CODIS, un programa informático (creado por el FBI estadounidense, pero utilizado en muchos países europeos) que contiene datos de perfiles de ADN de condenados, pruebas halladas y personas desaparecidas. Este es un estudio de 20 o 25 regiones de ADN. Pero en los últimos años, con la popularidad de las bases de datos públicas, gestionadas por empresas privadas, se ha abierto una nueva forma de investigación. Hay décadas de millones de personas, no unos pocos kilómetros. Y tu análisis es mucho más exhaustivo. “Esto se analiza, el número 20, en 600 millones de regiones del genoma”, dijo Alonso. “Por eso es eficaz”.

Sus individuos, personas que quieren saber que mientras el centro vikingo tenga su sangre, que se pueden desarrollar defectos genéticos o si tienen un primer cuerpo que vive en Australia. Pero eso no es todo, podrás obtener la información necesaria para llevarle el paquete a un extraño. Antes de registrar la posible aguja. Ahora tienes guardado todo el lado, pero con tanto detalle y forma metódica que es posible que se pueda utilizar un triángulo. Gracias a las bases de datos de ADN y al trabajo con registros públicos y redes sociales, puedes leer el libro correcto del árbol genealógico correcto, sobre la persona misteriosa hasta reducir el número de personas a una década. “Esto no te lleva directamente al delincuente, sino a un grupo de familiares de hasta cuatro grados”, explica Alonso. «Entonces, estoy buscando quién es esta persona, las dimensiones geográficas y temporales, la persona tiene este individuo».

Pero en España la policía no utiliza las bases de datos de estas empresas. Lo confirmó Begoña Sánchez, comisaria y directora de la policía científica del PAÍS. “En estos casos se utiliza CODIS”, añadió. Sánchez reconoce que acceder a los enormes registros de empresas privadas podría ayudar a resolver tal o cual caso, pero no es la tecnología, sino la ley la que lo dicta. “¿Ha encontrado el consentimiento de alguien que se somete a su perfil genético en estas plataformas? », nos preguntamos. Tiene la respuesta a un juego, como si no fuera su intención. “No intentemos hacer una investigación”, continúa Tajante. CODIS tiene ciertas limitaciones. Sólo la mención del sexo de la persona, cuando la tecnología permite dar una descripción mucho más porosa. “El futuro es este, pero va acompañado de una legislación compatible”, resume el comisario. «Tomemos la gran secuencia».

Mar Anes, adoptada, localizó así a la familia Lejana gracias a este tipo de pruebas.

Los archivos se destruyen, los genes no.

Sólo la policía tiene un interés triangular en una persona descubierta a través de material genético. Alonso recibe ayuda para montar un Banco Estatal de ADN Víctimas de la Guerra Civil y la dictadura. La herramienta ayuda a identificar los restos de familias asociadas, pero también incluye perfiles genéticos de personas presuntamente afectadas por babybots, pero esto también puede ocurrir en este período de tiempo del que no tengo conocimiento.

Este tipo de investigaciones también se basan en personas habituales que buscan sus orígenes. Muchos de ellos llevan años realizando pruebas genéticas, para conocer posibles predisposiciones al desarrollo de infecciones. Pero con el avance de la biotecnología, este procedimiento se ha convertido en una herramienta para localizar a la familia biológica.

“Los archivos se pueden destruir, pero los genes no. “El único que no va a desaparecer es sólo el ADN”, afirmó Beatriz Benéitez, mediadora familiar y presidenta de la asociación. La voz de los adoptados. Nunca se ha utilizado, pero ha acompañado a muchas personas en este viaje. “Yo les oriento y les aconsejo siempre que se lo hagan”, confirmó. Eso dije con Mar Anes. “Mi intención era conocer a alguien conocido directamente o alguien que me interesara, todo mi objetivo, quizás alguien primero lejano”, explica Anes, adoptada -y adoptante- de 52 años, en un intercambio de audio. El salero 1.500. Una de las más conocidas fue Nelly, una estudiante de primer año de 80 años. Ahora también es tu amigo y lo tienes todos los días. También está el orden de una foto y Nelly la competencia, «tienes ojos igualitos que son tus otros primeros». Cuando vamos al médico, recogemos el historial de salud de la familia. Sus frases sencillas, pero para Anes, significan un mundo. Nadie le había a buscado un parecido hasta entonces, nadie le había hablado de unos antecedentes, no solo médicos, sino familiares. “Es muy bonito”, admite.

Sabemos que este es el perfil genético de la mayoría de su familia provinciana de León. Pero lamento que no todas las pruebas genéticas sean muy populares. Por tanto, no es posible localizar un tema más familiar. “Tampoco estoy haciendo una busqueda activa”, reconoce, “ceo que ne podría soportar otro rechazo”. Pero cada mes parece que vemos nuestro perfil en 23andMe para comparar si hay cosas nuevas, si alguien nuevo está familiarizado con la prueba. Sé que es cuestión de tiempo.

Nacho Esteban también el grito. El empresario afirma que este sector ha crecido enormemente en los últimos años, pero cree que no es una moda sino una tendencia. Y que estás lejos de frenarse. «Todas estas tecnologías tienen la capacidad de leer más datos con más precisión y menor costo», dice. Esto explica la cantidad de solicitudes de asistencia que se realizan al frente. Los beneficios son muchos y obvios. Los riesgos están relacionados con una posible filtración de datos. O por ayudar a enviar a un lejano familiar (y culpable) à la carcel. Pero la cuestión es que, aunque no estemos en uno de esos enormes bancos de datos genéticos, todavía tenemos un primer lejano, una persona o un sobrino que sí lo está. Tu material genético está en línea, pero ya has hecho un estudio.

Puedes seguir un EL PAÍS Salud y Bienestar fr. Facebook, X mi Instagram.